Jaime Rozen

Home / Info / 2016

2013-2016

En la actualidad del arte la evolución de la pintura posibilita al creador de una expresión intercalada de corrientes dentro de un mismo discurso argumentativo, en cada una de sus colecciones Jaime Rozen propone un juego dialéctico posibilitado por el poder inherente al genero abstacto como medio expresionista. El artista se vuelca al abstractismo en 2013 después de interactuar con la filosofía y la música decide suspender el surrealismo, lo que supondría a su vez una ruptura con una idiosincracia creativa muy personalista. La creación pictórica como experiencia individual es dejada de lado y evidenciable en una praxis de naturaleza lúdico-experimental conducida hacia un lenguaje visual de ideales, en los cuales lo universal y lo preciso del lenguaje se tornan premisas naturales. Rozen divide su trabajo en series, en las que infiere distintos vocabularios nutridos por epistemologías propias o humanas, valiéndose de algunas de las variables técnicas propias al medio (supermatismo, colorfield, minimalismo...) para germinar en una obra sincretista entre la visión universal del creador con la visión del otro, llámese espectador o experiencia.